Rubén Díaz, orgullo y admiración

24 septiembre, 2018

Lo del sábado no iba a ser nada fácil. Ya lo sabíamos. En toda la historia del boxeo español, sólo uno consiguió ser Campeón de Europa en el peso Medio; y eso había sido hace casi un siglo. Ahora, el destino nos cedía el testigo a nosotros, Rubén.

Sabíamos que no íbamos a disputar un Campeonato de Europa cualquiera, que Szeremeta era uno de los cocos de la categoría, ni más ni menos que el #2 mundial por la IBF. Y a pesar de ello, nunca fuimos a rendirnos.

Sabíamos que las estadísticas apuntaban en nuestra contra, él en pleno ascenso, con 10 años menos y jugando en casa; pero a cada obstáculo parecías mas fuerte.

Sabíamos que era una noche crucial. Y a pesar de la crudeza de tu pasado, a pesar de las dificultades de tu presente nos contagiaste la ilusión con la que vivías cada momento. Todo era especial porque tú lo hacías especial.

Aquella noche por fin se podía materializar tu sueño, y quizá esa pesada losa nos aplastó antes de subir al ring “No puedo fallar, es ahora o nunca” repetías constantemente. Y aunque intentamos por todos los medios aliviar esa carga que parecía ahogarte; cuando en el descanso del primer asalto, sentimos cómo te temblaba el cuerpo, entendimos lo que estábamos viendo sobre el ring: esa precipitación, esa ansiedad por llegar.

Sí, el Rubén que vimos el sábado se encontraba muy lejos de todo su potencial. Ya nos lo reconocías minutos antes de partir al pabellón “Estoy muy nervioso””. No supimos ayudarte a quitarte la presión de aquella noche, y sin quererlo, la “exclusividad” de aquella noche se convirtió en nuestro peor enemigo.

Y a pesar de todo ello, a pesar de no conseguir desarrollar tu boxeo, fuiste capaz de anular a un Szeremeta que no logró brillar en ningún momento. No en vano, al inicio del 10º asalto, tan sólo íbamos 1, 3 y 5 puntos abajo en las cartulinas. Luchando fuera, contra el número 2 del mundo, y bloqueado como estabas, aún el combate se podía remontar. ¡Le estábamos pisando los talones!

Debíamos arriesgar, y fuiste valiente hasta el final. No salió bien y aún nos duele el desenlace. Pero demostraste ser un guerrero, dispuesto a dejarse la piel en las peores condiciones.

Siempre hemos sentido admiración por tu valor, tu perseverancia y tus ganas de superación; pero tras lo del sábado nos rendimos a tus pies. Nunca dejaste de luchar, a pesar de las circunstancias, de tenerlo todo en contra, de no encontrar tu lugar. Y eso no lo olvidará nadie.

El sábado pasado no conseguimos el cinturón de Campeón de Europa, pero volviste a demostrarnos de qué pasta están hechos los Campeones. Siéntete orgulloso Rubén. Nosotros no podemos estarlo más. A veces los planes no salen como uno quiere, pero mientras haya carbón la llama seguirá viva.

Fotografía: Fermín Torrano @FerminTorrano

#gallegoprada @leone1947 @leonespain

Uploaded by Gallego Prada | Boxeo | Boxing | Barcelona | Gimnasio | Boxing Club

September 24, 2018 at 09:00PM

admin

Desde nuestra fundación en 1978, vivimos por y para el boxeo. No es ningún secreto, desde la formación técnica de base hasta la más alta competición, nuestra vida gira entorno al boxeo. ¿Una visión? Devolver el boxeo de este país al lugar que se merece.

Entradas relacionadas
RUBÉN DÍAZ: NADA PUDO CON ÉL
DOCTOR, LA OPERACIÓN HA SIDO TODO UN ÉXITO
ALEMANIA NOS ESPERA EN UN COMBATE DE ALTO RIESGO
¡¡EL EUROPEO DE JULI GINER SE VIENE A BARCELONA!!
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *