¿POR QUÉ EL GOLPE AL HÍGADO ES TAN DEVASTADOR?

10 Febrero, 2017

Hace unas semanas veíamos cómo el durísimo mexicano Mickey Roman se doblaba por la mitad al recibir el potente gancho al hígado de Takashi Miura. Quienes jamás han visto un golpe así, a menudo se preguntan “si realmente es para tanto”. Por el contrario, quien alguna vez ha recibido un golpe de este tipo, sabe que el dolor es insoportable, que “te quedas sin piernas” y pierdes el control de tu cuerpo. ¿Pero qué le ocurre realmente a nuestro cuerpo cuando recibimos un golpe al hígado?El hígado, es un órgano vital que se encarga entre otras cosas de limpiar nuestra sangre, almacenar el glucógeno (principal alimento de los músculos) o sintetizar ciertas proteínas. Dada su importancia, el hígado está directamente conectado con nuestro cerebro mediante largas conexiones nerviosas.

Para que la conexión entre el hígado y nuestro cerebro sea lo más precisa posible, la cápsula que recubre nuestro hígado está repleta de nervios que envían continuamente información a nuestro sistema nervioso autonómico. Éste es el sistema encargado de controlar las acciones involuntarias de nuestro cuerpo como la respiración, el ritmo cardiaco y el sistema circulatorio o nuestras glándulas.

Por ello, cada vez que recibimos un golpe en esa zona, se produce un repentino cambio de presión en el hígado que activa brutalmente todas estas conexiones nerviosas provocando una cadena de reacciones químicas y eléctricas que suelen acabar con el receptor del golpe en el suelo retorciéndose de dolor.

El dolor, naturalmente, es consecuencia de la sobre-excitación de todas las terminaciones nerviosas que recubren nuestro hígado. Pero, ¿por qué caemos al suelo? La explicación es sencilla: porque el golpe al hígado hace que nuestro sistema nervioso autonómico reaccione REDUCIENDO EL RITMO CARDIACO y DILATANDO todas las venas y arterias de nuestro cuerpo. La combinación de estas 2 respuestas provoca automáticamente una brusca CAÍDA DE LA PRESIÓN SANGUÍNEA que no nos permite mantenernos en pie.

Según los neurólogos esta es una reacción instintiva. Y es que cuando la presión sanguínea cae de forma tan abrupta, a nuestro corazón le cuesta seguir bombeando la sangre a las zonas más elevadas de nuestro cuerpo, como el cerebro. Lógicamente, nuestro cuerpo no puede permitir que la sangre deje de llegar al cerebro. Por eso, como tras el golpe al hígado los vasos están dilatados, su única opción es “bajar la altura a la que está la cabeza” para garantizar que aún y con menos presión la sangre siga fluyendo hasta el cerebro.

Este es el motivo por el cual, tras un golpe al hígado, nuestro cuerpo cae de fulminante (ya sea hincando la rodilla en la lona, o tumbándose en el suelo completamente). Así pues, como veis, la caída tras un golpe al hígado es sólo una reacción fisiológica para que la sangre siga llegando al cerebro. Todo esto naturalmente pasa en décimas de segundo, y lo que nosotros vemos es sólo el golpe y la caída irremediable de la ‘víctima’.

La mala noticia es que NO HAY MANERA DE CONTROLAR VOLUNTARIAMENTE las reacciones que desencadena un golpe en el hígado. ¿Por qué? Porque el hígado conecta con el sistema nervioso autonómico, es decir, con la única parte del sistema nervioso que los seres humanos no podemos controlar conscientemente (¿verdad que no podríamos parar nuestro corazón o controlar el movimiento de nuestros intestinos como queramos?). Así que ya lo sabéis, el mejor remedio contra un golpe al hígado es cerrar bien los codos y trabajar una buena defensa 😉

#gallegoprada

admin

Desde nuestra fundación en 1978, vivimos por y para el boxeo. No es ningún secreto, desde la formación técnica de base hasta la más alta competición, nuestra vida gira entorno al boxeo. ¿Una visión? Devolver el boxeo de este país al lugar que se merece.

Entradas relacionadas
Comentarios
  • HECTOR VALDIVIEZO 6 Mayo, 2017 Responder

    QUE DEBE HACER EL TECNICO CUANDO SU PUPILO FUE NOQUEADO AL RECIBIR EL GOLPE AL HIGADO?, PONER HIELO TAL VEZ? COMO HACER PARA REDUCIR LA INFLAMACION DE DICHO ORGANO?

    • admin 6 Mayo, 2017 Responder

      Buenas tardes Héctor,

      Cada KO es un mundo y deben de valorarse infinidad de variables antes de tomar una decisión. No obstante, normalmente el golpe al hígado no reviste mayor gravedad. Suele tratarse de una sobreesxcitación puntual del sistema nervioso que provoca un colapso transitorio del organismo que se recupera de forma espontánea. La colocación del hielo, no suele ser efectiva para lesiones internas ya que el frío no es capaz de penetrar hasta estos órganos.

      En cualquier caso, conviene valorar cada caso de forma individual, y a la menor señal de daño, como distensión abdominal, malestar o dolores continuados, debe remitirse al boxeador al médico para que pueda realizar las pruebas diagnósticas adecuadas y prescribir el mejor tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *